Pelo: ¡Ay, pero… ! ¿Qué hice esta vez?

pelo

Un día despiertas, vas al baño, te miras en el espejo y caes en cuenta de algo fatal: Tu pelo, tu querido pelo no es el mismo de antes y lo único que atinas a hacer es exclamar: ¡Ay, pero! ¿Qué he hecho?

Aquí, en teMaquillo.com, te ayudamos en que aquello no quede solo en un grito de pánico, sino que también logres remediar aquellos errores garrafales que llevaron a que tu hermosa cabellera de Rapunzel terminara como el de una verdadera bruja.

1.- La dosis de shampoo.

Estas en la ducha y sientes que el producto que te acabas de esparcir en el pelo no es suficiente, porque no sale demasiada espuma. Te vuelves loca, tomas nuevamente el shampoo y duplicas el contenido, te sientes feliz porque lograste tu gran objetivo, pero… espera ¿Lo hiciste bien? ¡Claro que no! La dosis ideal para lavarte el pelo es del tamaño de una moneda de cien pesos y, si quieres más espuma, solo debes masajear tu pelo con suavidad. No sirve de nada colocar más producto, de hecho, empeora, ya que posteriormente no somos capaces de quitar todo el contenido. Y aquí va otro problema: Mucha gente piensa que si dejamos un poco de dosis en nuestra cabellera, el efecto será superior. Al contrario, esto solamente trae consecuencias poco beneficiosas, transformando nuestro pelo en graso, y muchas veces opaco.

2.- Entre más fuerte lo laves, más saldrá la suciedad.

Muchas personas pueden pensar que esto es lo lógico, sin embargo, es necesario realizar esta actividad con suavidad, ya que si lo hacemos de la manera contraria, se activan las glándulas sebáceas de nuestro cuero cabelludo y… ¡Pelo graso al instante! Así que recuerda: Trátalo suavemente, como lo dijo Cerati.

3.- ¡El calor!

Ya estás lista, pero estás demasiado apurada como para secar el pelo y plancharlo al mismo tiempo, así que lo reduces solamente a la plancha, teniendo el pelo húmedo. ¡Error! Aparte de ser sumamente peligroso, corres el gran riesgo de que tu pelo se queme. Es por eso que es recomendable que antes de aplicar cualquier contacto con el calor, le agregues un producto anti térmico. De esta manera, tu pelo estará protegido.

Con estos pequeños tips, harás grandes cambios en tu pelo: Cantidad, no dejar producto, suavidad al momento de lavar y actuar contra el calor. Así pronto, muy pronto, recuperarás aquel pelo fuerte y dócil.

¿Y tú? ¿conoces otro tips para el pelo que quieras compartir?


por Angela Silva.
Foto: www.mujerhoy.com

1 pensamiento en “Pelo: ¡Ay, pero… ! ¿Qué hice esta vez?”

  1. Estimada, buen día, su web esta genial, me puse en contacto con usted para proponerle un intercambio de enlaces para lograr un beneficio mutuo de nuestras páginas. Para esto cuento con varios sitios web para agregar sus artículos y enlaces.
    Si está de acuerdo me escribe a mi correo: munekitacat@gmail.com
    Gracias
    Emilia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.